© 2016 Claudia Pariente

Te acompaño

Sígueme en redes

Contáctame para más información

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • Blogger Social Icon
  • LinkedIn Social Icon

Encuéntrame en Entre Mamás

De lunes a viernes

Con cita previa. 

Urgencias: hospital, domicilio

Te acompaño

 

MI EXPERIENCIA Y FORMACIÓN

Cuando me convertí en madre mi vida se transformó y desde entonces me dediqué a estudiar los diferentes aspectos que rodean a la mujer y su salud, la infancia, la maternidad en general y años más tarde, la lactancia en particular. Dediqué desde entonces mi vida profesional y personal a estas temáticas y las vivo con pasión. 

 

El acompañar surgió de manera natural: Puesto que fui madre muy joven, cuando a mis amigas y compañeras les llegó el momento, yo ya llevaba unos años maternando. De esa manera, ellas solían buscarme para preguntarme por información, opciones de parto, compartir sus experiencias y miedos. No descubrí que eso que hacía era "acompañar" y que existía un nombre para quien acompaña - doula - hasta muchos años después. 

He ejercido este oficio en paralelo con mis otras facetas profesionales, dedicándome también al activismo maternal y aprovechando cualquier oportunidad de formación que estuviese a mi alcance. He cursado talleres y seminarios nacionales e internacionales en diferentes campos de la salud primal y escuchando a grandes ponentes de la temática perinatal como Sheila Kitzinger, Ibone Olza, Michel Odent, Liliana Lammers, Kerstin Uvnas-Möberg, José María Paricio, Isabel Aler...

 

He participado en estos años como estudiante y en algún caso como ponente, en Congresos, Seminarios y Conferencias sobre embarazo, parto, posparto, crianza y lactancia. Listarlos aquí en detalle no me parece necesario porque considero que de quien más aprendo es de las propias mujeres a quienes tengo el honor de acompañar y que en todo caso, no se termina de aprender jamás. 

Estoy convencida de que nacemos dos veces. 

La primera hacia los brazos de nuestras madres. 

La segunda hacia los brazos de nuestros hijos...